lunes, 30 de junio de 2014

RAFA CORRECHER

De lo que no está escrito



Intermitente

-la figura de un sol invierno

que me mira,

burbuja de gas o algo que aún no intuyo bien-

inicia su viaje.


Y no se hacía qué cielo, 

podría ser el mismo

que aclara las macetas,

las teje como manos, como dedos

que apoyan una yema contra otra

y empujan,

otra vez,

la puerta que no cierra y me recuerda

un gesto conservado en naftalina.


Por qué razón entonces

decirte adiós es zambullirse

y palpar

una llanura de piedras y navajas;


escribo pero

no hay verso que no tache,

dónde la perfección, dónde la hierba.


Escasas esperanzas, 

no puedo competir con esa luz extrema:

cómo podría hablarte

de lo que no está escrito.



UN ACERCAMIENTO A LA OBRA POÉTICA DE ADA SALAS

Decía el filósofo Gastón Bachelard que “sólo se posee el mundo cuanta mayor habilidad se tenga para miniaturizarlo, y que se debe rebasar la lógica para vivir lo esencial escondido dentro de lo pequeño”.

Ada Salas conoce, y utilizo ahora sus palabras, que “la escritura del poema nace de un deseo de deslumbramiento y afirmación propios, de una infinita curiosidad, de un deseo infinito. No es nunca una respuesta, es siempre una pregunta”.

Ada traza un itinerario que es BUSQUEDA CONTINUA, espera y alumbramiento poético de esa otra realidad personal de la que hablaba Baudelaire cuando enunciaba que “yo es otro”.

“Quisiéramos una certeza” escribe Giuseppe Ungaretti en uno de sus versos. Tal vez la poesía sea eso, tocar esas pequeñas luces en la superficie de las cosas, aunque sea, tan sólo, con la punta de los dedos de una infinidad de preguntas que alientan en los versos que leemos, en la obra de determinados poetas que nos sacuden de la rigidez o la excesiva felicidad del lenguaje, de la anécdota circunstancial o del mero accidente subjetivo.

Por ello, Ada Salas transforma su trabajo en tensión y guardia poética, teorización del desdoblamiento, ya que cuando escribimos, somos “otro” y la poesía construye esa dimensión, ese abandono hacia lo errante.

Ella sabe que la palabra es un bien escaso, necesario, de un valor incalculable. Esa fue la percepción que tuve cuando llego a mis manos, en el año 2003, su libro “Lugar de la derrota”. No exagero lo más mínimo si os digo que aquél libro fue para mí un verdadero descubrimiento, un puñado de versos, no demasiados, exactamente 341 y algunos de ellos, muchos, limitados a una sola palabra que adquiría importancia sustancial en el desarrollo del poema.

Juzgad por vosotros mismos:

Y para qué esta herida

esta abertura umbilical
por donde entra y sale
la claridad del mundo

si no me quedan nombres
ya

de tanta transparencia.

Fue el tratamiento del espacio en blanco, del silencio entre versos, el hallazgo en la palabra solitaria perfectamente situada en el poema, en el punto exacto, la sobriedad y sencillez, la depuración del lenguaje, el enorme trabajo que significa encontrar la palabra justa, medida… ¿sabéis el esfuerzo tan arduo, la dificultad que entraña este empeño?.

La escritura poética necesita plantear alternativas y entablar un diálogo con otros poetas, con sus silencios y revelaciones, con sus hallazgos pero también con sus temores e indecisiones porque, como bien decía Eugenio Montale: “El lenguaje de un poeta es un lenguaje historicizado, una orrespondencia. Tiene valor en cuanto se opone o se diferencia de otros lenguajes.”

Y traigo a colación esta cita porque gracias a Ada conocí el trabajo de José Ángel Valente, mentor y amigo de nuestra poeta.

Fue una cadena que,  como digo me llevo de Ada a José Ángel Valente y de Valente a mis queridos herméticos Quasimodo, Ungaretti y Montale.
Fijaos pues el detonante que supuso para mí conocer a Ada Salas, por ello le estaré eternamente agradecido.

Después, otro feliz encuentro con la obra de Ada, esta vez en forma de notas, “Alguien aquí: notas acerca de la escritura poética”. Se trata de reflexiones dispersas, meditaciones sobre lo escrito en su poesía, anotaciones tomadas en cuadernos de forma paralela a la escritura y que posteriormente se convirtieron en libro, para, en palabras de Ada “ayudarme a dilucidar qué me traía entre manos.

En sus páginas encontré cuestiones relativas a la creación poética, el proceso, su significación, la incertidumbre y la duda, de cómo escuchar el sonido, de la necesidad del silencio, de la imperfección del poema, de la belleza de su ininteligibilidad, de la necesidad de escribir, de la desposesión del poema que anula al autor y se impone a él hasta borrarlo, palabras que después encontré también en unos versos del nobel de literatura Tomas Transtromer que permitidme  reproduzca aquí:

  
Fantástico sentir como el poema crece
mientras voy encogiéndome.
Crece, ocupa mi lugar.
Me desplaza.
Me arroja del nido.
El poema está listo.


En la lectura de “Alguien aquí” diré que, finalmente, pude reconocer a un igual que peleaba como yo con las palabras y que tenía los mismos temores e inseguridades a la hora de comenzar a escribir.
Después, en 2007 llegaría a mi biblioteca un nuevo amigo “Esto no es silencio”  y sus poemas, más extensos quizás pero igualmente fieles a la trayectoria de Ada:

un discurso continuo/emana de las cosas/
universal, sin apariencia, inaudible…

en sus versos, el paisaje que me recordaba los versos de José Ángel Valente, ”cruzo un desierto y su secreta desolación sin nombre”.
También el deseo de claridad y de nuevo el asombro, el ruego y la importancia de la palabra que no se puede malgastar, que no se puede pronunciar en vano, un raro animal que a veces rezuma impotencia, incapaz de abarcar sentimientos, cuerpo deformable, vencido por el ácido de una lágrima, del dolor, como en este magnífico poema:

Leo a Caeiro y Caeiro me enseña
de nuevo
lo que olvido. No importa de qué hablen
estos versos. Importan estas lágrimas
tan torpes
que primero deforman las palabras
después mojan despacio
las mejillas
un poco sin destino. Y no importa
por qué. Debe ser el efecto
de la condensación. De no sé qué contraste
entre el calor y el frío
porque algo semejante le ocurre
a la ventana.
Si toco
con el dedo
cae
una gota que abre un pequeño
camino

de claridad y asombro.

Y ahora, en mis manos, el último poemario de Ada Salas: “Limbo y otros poemas”, difícil, exigente, donde todo está medido, versos en ocasiones de 1 sola palabra, característica de Ada, fragmentaciones, encabalgamientos del imparisílabo, espacios en blanco, elocuencia de los silencios. No sobra ninguna palabra, no faltan, ESTÁN LAS JUSTAS, LAS ESENCIALES. Todo medido aquí, en estas páginas y también alusiones, otra vez, a la insuficiencia del lenguaje en estos versos:

El muro/ en que viene a parar todo lenguaje

o en estos otros:

“No/ el dolor no se puede contar. El dolor es abstracto-incontable/

Fiel a si mi misma, Ada Salas, ajena a modas y veleidades, porque la poesía es poesía, no se etiqueta el silencio, tampoco el buen hacer y la honestidad de esta mujer para con sus lectores.

Quisiera terminar esta presentación con unas acertadísimas palabras extraídas del ensayo “el espacio literario” de Maurice Blanchot:

“El poema no es esa palabra, es comienzo, y la palabra no comienza nunca, pero siempre dice otra vez y siempre vuelve a comenzar. Sin embargo, el poeta es el que escuchó esa palabra, el que se convirtió en la unión, en el mediador, el que le impuso silencio pronunciándola.




Librería Ramón Llull, Valencia, 30 de mayo de 2014


Rafa Correcher





miércoles, 25 de junio de 2014

ROSANA ACQUARONI

Cuando todo se mece sobre el párpado abierto de la noche
                                                                                  
 Es horrible ser dos inútilmente.

                                                                                                       Antonio Gamoneda


Cuando todo se mece sobre el párpado abierto de la noche
y se oyen las pisadas
de los últimos porteadores de sueños que se alejan,
cuando la luz ya es término arterial
que la memoria traza desde dentro
y oímos germinar sin acritud
el talar de la sangre
bajo el peso de un labio,
ella se enciende sola.

Mi lámpara rebelde
arde como áspera piel de las sirenas,
disemina palabras
que son naipes sin luz
sobre la hierba.

Las bautiza
las hunde en las diademas
de la noche.

Es horrible ser dos inútilmente
y por eso la dejo
gozar de mi tristeza,
nadar contracorriente
en la crecida
de otra voz que no alumbra la ceguera
y se enciende
tal vez
más allá de nosotros.
                    

De "Lámparas de arena" 2000





sábado, 7 de junio de 2014

YORGOS SEFERIS

El papel blanco te habla con tu voz,
tu propia voz
no aquella que te gusta;
tu música es la vida
esa que has malgastado.

Tal vez la vuelvas a ganar si quieres
si te atas a esa cosa indiferente
que te lleva de nuevo
al punto de partida.

Has viajado y has visto muchos soles y lunas
has tocado a los muertos y a los vivos
has llegado a sentir el dolor del muchacho
y el llanto de la mujer
el enojo del niño aún inmaduro-
lo que has sentido se derrumba
si no muestra confianza en su vacío.

Quizá encuentres allí lo que viste perderse;
el brote de la juventud, el hundimiento justo de los años.

Tu vida es lo que has dado
ese vacío es lo que has dado
el papel blanco.

Traducción: Isabel García Sanchez


miércoles, 4 de junio de 2014

BEGONYA POZO

Natura viva

                                   A Irene Torra i Carles Masoliver

La primavera m’ha dut a Nin

com les orenetes a l’església.

La vulgaritat de la policromia acull

sense tendresa

entre els murs doblegats

la vida que hi creix a dins

a colps de volades furioses:

boques deformes

exigents

implacables.

I pense en Darwin, sense filtres:

tot és el que és

només allò que és.

Ni església

ni murs

ni presències:

només sis orenetes

esperant

el tros de cuc que les salve de la mort.

I jo contemplant-les.

Després:

que si el pla contrapicat

que si la policromia

que si l’art romànic

bla, bla, bla...

Tot un seguit de banalitats

si pense en la força d’aquelles boques

desesperades

minúscules

obertes

sense cap mena de por

a l’abisme. 




martes, 3 de junio de 2014

ROBINSON JEFFERS

Ama al cisne salvaje

"Odio mis versos, cada linea, cada palabra.
Oh pálidos y frágiles lápices intentando siempre
la curvatura de una hoja de hierba o la garganta de un pájaro
que se suspende en la rama, erizado contra un blanco cielo.
Oh quebrados y crepusculares espejos siempre por atrapar
un color, un raudo destello del esplendor de las cosas.
Cazador desafortunado, oh balas de cera, 
la belleza del león, las alas del cisne salvaje,
                                                               la tormenta de las alas."
-Este cisne salvaje del mundo no es presa de cazadores.
Mejores balas que las tuyas errarían al blanco pecho,
mejores espejos que los tuyos se quebrarían en la flama.
¿Acaso importa que te odies a ti mismo? Cuanto menos
ama tus ojos que puedan ver, tu mente que puede
oír la música, el trueno de las alas. Ama al cisne salvaje.

De Solstice (1933-1935) traducción de Alberto López Fernández y Pablo Soler Frost