Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

ALDA MERINI

Imagen
I.

De salto en salto,
de camino en camino
llego al demonio de la misericordia,
el que me exalta, me amonesta, me aniquila.
Demonio del sacrificio insolente,
ángel sin luz.
Y la tierra que arde en mi boca no es plegaria,
y la boca que arde en mis manos no es tierra.

II.


Confusión de planos extáticos, eróticos, fijos,
de existencias asimétricas,
de poluciones nocturnas,
de flores de una ausencia olvidada.
Esto es la tierra carente de los derechos humanos,
esto es la tierra del pecado.
Mezcla de sangres de dos ocasiones perdidas,
un paraíso olvidado.
Mis manos sofocaron el cordero,
el pecado me partió en dos,
el sentido actuó sobre el alma,
el alma murió en el sentido.
Y aun así el demonio transformado en espíritu
rompe las aguas del sacrificio,
y el grito no es humano ni divino:
es el grito de horror
de quien siente acercarse su infierno.




JUAN PABLO ZAPATER

Imagen
Yusuf


a quien fue Cat Stevens

Los puentes de tu música me llevan, cada vez que los cruzo con mi oído, a los campos dorados y esmeraldas donde juegan los niños que no existen y ese gato de fuego vagabundo retoza entre sus juegos.
Estación a estación voy visitando tus antiguas canciones, ya cubiertas por la hierba del tiempo, y deslizo mi viaje sobre el polvo de vías que brillaban como plata cuando el tren de la paz las recorría.
Y en tu voz, sordo aullido de lobo melancólico al que baña una sombra lunar desde los claros del cielo anochecido, encuentro yo la luz y la energía para abrirme camino en este bosque de estrellas apagadas.
Ahora que elegiste ser el siervo del último profeta, son más justas y sabias tus palabras, se dirían susurros de un espíritu vibrando en su humano instrumento.
Toda clase de rosas crecen juntas en el jardín sagrado que cultivas, toda clase de rosas huelen juntas pero un único Dios sueña el perfume que esconde cada rosa.

RAFA CORRECHER

Imagen
Dunas



El sol en el desierto
es danza de dragones,
un sendero de azufre que esmalta alguna nube;
y esa pausa de luz
persigue
su historia verdadera en tu sudor.


Por eso, no malgastes
la compañía de las dunas;
palpa sus nudos
-los nudos del poema,
y observa
como en sus ramas crecen
escamas de reptil.






ANTONIO VICTOR RAMOS ROSA

Imagen
Nacimiento último

Como si no tuviera sustancia y con los miembros apagados.
Desearía enrollarme en una hoja y dormir en la sombra.
Y germinar en el sueño, germinar en el árbol.
Todo acabaría en la noche, lentamente, bajo la lluvia densa.
Todo acabaría por el más alto deseo en una sonrisa de nada.
En el encuentro y en el abandono, en la última desnudez,
respiraría al ritmo del viento, en la relación más viva.
Sería de nuevo el germen que fui, el rostro indivisible.
Y ebrias las palabras dirían el vino y la arcilla
y el reposo de ser en el ser, sus oscuras terrazas.
Entre rumores y ríos la muerte se perdería.

NUNO JUDICE

Imagen
La Voz que Nos Rasgó por Dentro
De dónde viene la voz que nos rasgó por dentro, que trajo consigo la lluvia negra del otoño, que huyo por entre neblinas y campos  devorados por la niebla?.
Estuvo aquí - aquí dentro de nosotros, como si siempre aquí hubiera estado; y no la oímos, como si no nos hablara desde siempre, aquí, dentro de nosotros.
Y ahora que la queremos oír, como si la hubiéramos re- conocido antes, dónde está? La voz que danza de noche, en el invierno, sin luz ni eco, entre tanto segura de la mano el hilo oscuro del horizonte.
Dice: "No llores lo que te aguarda, ni desciendas de inmediato por la margen del río postrero. Respira, en una breve inspiración, el olor de resina en los bosques y el soplo húmedo de los versos."
Como si la oyéramos.

RAFA CORRECHER

Imagen
“a veces, sin más, el mundo se para”
La Buena Vida



Tú no le tienes miedo a los espejos;
es así,
tan cierto como el cielo que nos mira,
nos oye, nos rodea
con su espina dorsal
y un acento de sur desangelado;
en  su ginebra amarga
una estación olvida nuestra sangre,
dibujos de algún náufrago
en sus muros,
en la madera de este banco.


Sentado aquí
 y absorto en otra luz
-la nota que dejaste
esta mañana en el cristal,
soy el hombre que vive
en las voces ajenas
y en los durmientes de este andén.

JUAN GELMAN

Imagen
Oración de un desocupado

Padre,
desde los cielos bájate, he olvidado
las oraciones que me enseñó la abuela,
pobrecita, ella reposa ahora,
no tiene que lavar, limpiar, no tiene
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena,
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.

Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne,
este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
tócame el alma, mírame
el corazón,!
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
si estás, que busco
resignación en mí y no tengo y voy
a agarrarme la rabia y a afilarla
para pegar y voy
a gritar a san…

RAFA CORRECHER

Imagen
Sísifo
La luz quema las páginas del libro
y fija su ceniza en las palmeras.

Es esta somnolencia de la tarde
un cielo rojo y el sudor
de Sísifo arrastrando
oraciones e insomnios,
cicatrices y esponjas.

Pero si observo el mar
es una jaula sin barrotes,
y esa piedra redonda
como un arado
que traza su camino en torno a mí.






PRIMO LEVI

Imagen
Si esto es un hombre Los que vivís seguros
en vuestras casas caldeadas,
los que os encontráis, al volver por la tarde,
la comida caliente y los rostros amigos: considerad si esto es un hombre
quien trabaja en el fango
quien no conoce la paz
quien lucha por la mitad de un panecillo
quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
quien no tiene cabellos ni nombre
ni fuerzas para recordarlo
vacía la mirada y frío el regazo
como una rana invernal. Pensad que esto ha sucedido:
os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
al estar en casa, al ir por la calle,
al acostaros, al levantaros;
repetídselas a vuestros hijos. O que vuestra casa se derrumbe,
la enfermedad os imposibilite,
vuestros descendientes os vuelvan el rostro.

GRACIAS, GRECIA, POEMAS.

Imagen
GRAÇA PIRES

Envejecemos con una vara de medir el sol entre los ojos. No comprendemos esas señales inscritas en el margen del abismo. Ni a los bosques que abrigan las sombras y la lluvia. Ni esa misteriosa relación de los astros en la parte callada de los cielos. Un alboroto sordo resuena, funerario, en el paisaje cuando, más allá de los montes, el trino de los pájaros es tan nítido como el soplo de ese miedo que trastorna la leve inclinación de las planicies.
Graça Pires, Uma vara de medir o sol (Trad. José A. García Caballero)

YORGOS SEFERIS


Κάτω στὶς δάφνες κάτω στὶς ἄσπρες πικροδάφνες κάτω στὸν ἀγκαθερὸ βράχο κι ἡ θάλασσα στὰ πόδια μας γυάλινη.
Θυμήσου τὸ χιτώνα ποὺ ἔβλεπες ν’ἀνοιγει καὶ νὰ ξεγλιστρᾶ πάνω στὴ γύμνια κι ἔπεσε γύρω στοὺς ἀστραγάλους νεκρὸς – ἂν ἔπεφτε ἔτσι αὐτὸς ὁ ὕπνος ἀνάμεσα στὶς δάφνες τῶν νεκρῶν.
Σεφέρης, Τρία κριφά ποιήματα (Θερινό ἡλιοστάσι, ΣΤ’)

Bajo laureles
bajo blancas adelfas
bajo las escarpadas rocas
y el mar de cristal  a nuestros pies.
Recuerdo el quitón que mirabas abrirse y escu…