viernes, 25 de febrero de 2011

RAFA CORRECHER

Final

La placa de metacrilato con letras doradas fijada a la pared no dejaba lugar para la duda:

GIACOMO BOCANEGRI

Experto Finalista.

De cómo Giacomo Bocanegri había llegado a ser un virtuoso finalista no existía memoria cierta pero el conocimiento y la maestría adquirida a lo largo de años de ejercicio concluyente fue tal que no había guionista de cine, actor, poeta o jugador de ajedrez que no hubiese solicitado sus servicios. Celebridad mundial adquirió precisamente la variante Bocanegri de alfiles y reina, repetido y elogiado hasta la saciedad. No existía pues, disciplina que necesitase acertada conclusión o punto final en la que Giacomo no hubiese sido requerido alguna vez.

Pero la fama y la fortuna no habían cambiado las costumbres de Giacomo. Amante de la lectura y refugiado en su voluminosa biblioteca, las horas se desgranaban plácidamente entre ensayos e investigación finalista.

Aquella mañana, descorrió lentamente las cortinas para contemplar, desde la ventana de la biblioteca, el paisaje invernal de la plaza.

Fue entonces cuando reparó en aquel cuerpo de mujer, inmóvil bajo los diminutos copos de nieve que empezaban a caer perezosamente, casi deslizándose entre los paseantes que deambulaban calle abajo arrastrando pequeños cristales blancos en su ralentizado descenso.

Sus ojos se cerraron durante un momento, un corto intervalo de tiempo que le llevó de la placidez en la contemplación de la desconocida al deseo más inmediato.

Deseaba tanto aquella piel oculta tras el impermeable color naranja que hasta podía apreciar con exactitud el perfume sutil de agua con sabor a menta dulce.

No podía esperar más, la situación era insostenible para su conciencia finalista. Tenía que hablar con aquella desconocida, tomar sus manos.

Giacomo abrió la puerta que daba a la calle y nervioso llamó al ascensor, pero la inmovilidad de la máquina le espoleó su recién adquirida necesidad vital y bajó los escalones aceleradamente.

Casi sin pensar se encontró en la calle y ni siquiera sintió el contacto de la nieve fría sobre su piel. La mujer había desaparecido. Contrariado observó en todas direcciones intentando adivinar qué camino había tomado la desconocida para escapar tan súbitamente de él, hasta que un golpe de su corazón le saco de aquella incertidumbre.

La gabardina color naranja se alejaba calle abajo y Bocanegri corrió desesperadamente tras ella.

La distancia se empequeñecía cada vez más, mientras haciendo uso de toda su agudeza, Giacomo Bocanegri, experto y locuaz finalista tensaba sus argumentos a la espera de dirigirlos hacia aquella mujer. Al fin, la alcanzó y tomándola por el brazo suavemente observó sus ojos y las líneas de sus labios pero sólo pudo articular una palabra…

Giacomo Bocanegri, experto finalista sólo supo decir adiós.
























-2-

miércoles, 9 de febrero de 2011

CAMINO ENTRE LAS ARTES Y LA POESIA POR GUILLERMO CANO

CAMINOS ENTRE LAS ARTES Y LA POESÍA

Guillermo Cano Rojas es Doctor en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, y licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Granada. Miembro del Grupo de Investigación de la Universidad de Granada Hum870: Cine y Letras. Estudios Transdisciplinares sobre el arte cinematográfico. Miembro del Consejo Editorial de la Revista REDICE (Revista para la Difusión de conocimiento Educativo, Granada).

En este curso, ahora ampliado, y que ya impartió el año pasado en la Universidad Politécnica de Valencia,
presenta un enfoque pedagógico basado en métodos transversales para poder profundizar históricamente en las relaciones entre las artes plásticas y la poesía. Este recorrido histórico y panorámico tiene como propósito poder comprender con mayor claridad cuáles son los rasgos y particularidades que constituyen las artes y la poesía de nuestro tiempo, centrándose en la creación cultural desde el siglo XX hasta nuestra actualidad.
El enfoque pedagógico transversal permitirá abordar el papel que estas actividades desempeñan en la actual condición humana, e indagar sus diferencias y semejanzas, sus cambios más determinantes, sus ideas y prácticas de mayor relevancia. Debido a la naturaleza de esta relación, las implicaciones del curso señalan su interés para lo específicamente artístico, sin embargo van más allá, adentrándose en el terreno de la historia, la filosofía, la estética, la política, y la sexualidad.

La actividad pedagógica del curso combinará exposiciones didácticas, lecturas y comentarios de textos, el visionado de amplio material audiovisual, así como ejercicios prácticos.

Dónde y Cuándo:VALENCIA, Miércoles de 17:30 a 20:30 horas
Lugar de impartición Salón de Grados II
Casa del Alumno UPV
Fecha Inicio 2/03/11  Fecha Fin 4/05/11




domingo, 6 de febrero de 2011

RAFA CORRECHER

Desasosiego

¿Es este corazón 

hueco de esponja y vidrio oscuro?.



Sólo él,

yo mismo y mi otra huella, 

perseguimos

el paso franqueable  a la verdad

o aquello que sostiene

la dispersión de su ternura

y mi tormento.

martes, 1 de febrero de 2011

JOSE ANGEL GARCIA CABALLERO Y "LLAVES OLVIDADAS"

“Llaves Olvidadas” de José Ángel García Caballero, XIII Premio “Surcos de Poesía 2009” es una pequeña caja de música que deja escapar sonoridad, pero sobre todo armonía conseguida a través de un cuidado trabajo que nos lleva a contemplar la atmósfera de la ciudad entendida con vocación creadora.


Una búsqueda de la variable tridimensional en la palabra que la transforma en materia viva, en parte de una trama que acaba por penetrar en la mente del lector y lo hace participe de la sinceridad con la que utiliza el poeta sus recursos para lograr ese distanciamiento que sirve como base de la creación de una identidad esencial para su universo poético.

Si el lenguaje no es exacto, lo que se dice no es lo que se piensa y nuestro autor lo sabe y su definición de lo cotidiano, que ante otros ojos puede parecer trivial, hace que frente a los suyos se transforme en evocación, porque según sus palabras “También se pierde lo que no se ha tenido”

Dice José Hierro: “El poeta es aquel que dice más de lo que dice” pero en ese aspecto José Ángel García también es generoso, sabe que la vida es efímera y que es difícil retener la humanidad en una ciudad donde parece que el paso de los días es una renuncia a lo que se estima. Así, aparece un cierto tono elegíaco en sus poemas, consciente de que es posible rescatar lo sustancial de las cosas y afirmando, en uno de sus versos, su compromiso con esta tarea: “Me duele la consciencia de todo lo inmediato”

Sus personajes tienen una mezcla de resignada convicción y estética existencial que los hace caminar por “días donde tampoco existe el tiempo” o “regresar a tardes detenidas por silencios”, en busca de un argumento para sobrevivir, a sabiendas de que al final la ciudad es siempre Itaca o un camino de regreso a la cotidianidad, pero entendida como una celebración del día a día, como dice el poeta:

Esta ciudad esquiva/ necesita preguntas/ y dedos que resbalen por sus timbres.